Donde está el amor, está mi hogar


Donde se hace el fuego de cuidado y pasión,
donde se encienden las lámparas de la ternura,
donde se ronronea y los animales se acercan porque sienten la apertura.

Donde se alimenta el cuerpo y más allá
y la vida se transforma.

Donde uno, dos, tres, cuatro, desean seguir sumando y el amor se hace grande
Donde el compartir es abundancia
y la abundancia, ya es, con un encuentro sagrado.

Donde el contacto y las caricias integradoras son un cotidiano
y el verbo más pronunciado es amar.
Donde está el amor, está mi hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *