9 ideas de cómo potenciar la creatividad y la afectividad en familia

9 ideas para fomentar la Creatividad y la Afectividad en familia

Sandra de Rivas


Se me ocurren muchas ideas para hacernos felices en familia.

En esta ocasión te comparto 9 ideas de cómo potenciar la creatividad y la afectividad en familia y entre familias

1. Aprecio de tí

Vivimos en una sociedad donde muchos de los mensajes son disociativos: queremos una cosa y decimos otra que va en sentido opuesto con lo que pretendemos.

Las palabras tienen un poder inmenso en el desarrollo de nuestra identidad como seres humanos. Cuando existe un ambiente de valoración, confianza y amor por una/o misma/o y las demás personas, aumenta la probabilidad de sentirnos libres y expresar quienes somos con autenticidad (creatividad).

"Yo aprecio de tí tu capacidad de empatizar con las demás personas".

Te propongo utilizar "yo aprecio de ti" en vez de "tú eres.." porque es una apreciación que nace desde la responsabilidad y la autonomía de quien lo dice (yo) y no es una categoría que va dirigida a todo su ser (que podría correr el riesgo de que si se repite mucho se convierta en una "etiqueta").  Esta frase además ofrece la oportunidad de que la persona que escucha aprenda que puede apreciar también sus cualidades propias o las de otras personas a su alrededor, de una forma saludable.

Lo interesante de esta idea es valorar a las personas por su existencia, por quienes somos, lo que hacemos, por qué y para qué, y cómo lo hacemos con quienes nos relacionamos.

Cuando nos sentimos valoradas/os aumenta la relación y el vínculo afectivo con nosotras/os miasmas/os (autoestima) y las demás personas.

2. Sí, y además

¿Te has fijado cuántos "noes" decimos? Creo que demasiados...

La creatividad se fomenta cuando hay permiso a la expresión en un entorno de confianza y seguridad.

Dos de las normas básicas del brainstorming (lluvia de ideas) para llegar "más lejos" en creatividad e innovación son las consignas: "todo vale" y "evitamos el juicio". Las ideas surgen espontáneamente y cualquier persona puede incorporar una idea nueva o matiz de una idea anterior a modo de "sí, acepto tu idea. Tomamos nota. Y además...añado otra!".

¿Cuántas veces nos ha pasado que estando con nuestra/o hija/o mientras exploraba un material nuevo o jugaba con él,  hemos interrumpido la elaboración de su "obra"? Claro que hay momentos para poner límites. Y son necesarios!

Ahora, también nos podemos preguntar: ¿qué pasaría sí en esta ocasión dejo un poquito más de permiso y tiempo a la exploración? ¿Y si no sólo dejo el tiempo a dicha exploración sino que además incorporo nuevas ideas para disfrutar y jugar juntas/os?

¿Qué pasaría si lo permito conmigo y con las personas de mi familia cercana? ¿Y si jugando entre familias o con otras personas nos podemos permitir juntas/os "llegar más lejos"? ¿Hasta dónde llegaríamos?

3. Ambiente de confianza, seguridad y libertad

La confianza, la seguridad y la libertad son tres pilares fundamentales para el desarrollo de una identidad sana, a nivel personal y colectiva.

Cuando hablamos de desarrollar la creatividad y la afectividad en familia y entre familias, la confianza tendría que ver con la tranquilidad de poder compartir mi "ser yo misma/o" con las/os demás. Como una flor que se abre en confianza al sol para recibir su calor y ofrecer su expansión.

La seguridad tendría que ver con la calma de poder compartir mi "ser yo misma/o con las/os demás como esa flor que no huye de la tierra donde está ubicada porque ése es el lugar que le ha ofrecido la vida para crecer y desarrollarse (en esa tierra, con esos nutrientes, con esa orientación..). Es el lugar seguro donde no hay miedo y hay confianza, donde las emociones y los instintos danzan juntas/os. Hemos nacido en una familia determinada. Tenemos la oportunidad de elegir cuáles son los "nutrientes" que queremos ofrecer.

Y la libertad en relación con la autonomía, con la capacidad de elegir nuestra propia vida de la forma que queremos.

La confianza, la seguridad y la libertad están unidas.

Si un/a niña/o o una persona adulta está jugando con la arena, danzando, o pintando a su manera...(sin dañarse a sí misma/o ni a las demás personas), podemos facilitar la creatividad permitiendo que lo haga, sea cual sea su forma. La propuesta es poner consciencia en cómo, cuándo y dónde ponemos los límites y quizás ponerlos (sólo) cuando hay un peligro real, no antes por cualquier motivo.

4. Gracias por tu existencia

Ser amadas/os y sentirnos amadas/os es particularmente distinto. Los seres humanos necesitamos sentirnos amados.  

En la etapa en la que las/os niñas/os están creciendo hay un extendido mensaje sobre la valoración positiva de "estas creciendo, te estás haciendo grande". Por lo que las/os niñas/os, entiendo, que asocian (yo también) que hacerse grande (crecer) es positivo. Al mismo tiempo, se podría entender (según el enfoque y cómo se comunique) que "lo pequeño o más pequeño" se queda atrás y no es tan atractivo.

Conozco dos niñas que juegan juntas ocasionalmente en el barrio (una de 3 años que va al colegio y otra de 2 años que va a un grupo de juego). Ambas dicen "yo soy grande" como algo positivo hacia ellas mismas. Interpreto que con esto están fortaleciendo su autoestima y reforzando su identidad y crecimiento, en la etapa presente en la que están.

El otro día la de 3 años le dijo a la de 2: - Tu eres pequeñita. Me quedé observando y escuchando.

Cuando llegué a casa reflexioné sobre ello y creé un mensaje que guardo para otras veces:  "tenéis edades distintas. Hay cosas que os diferencian y os hacen únicas y cosas que os unen. Ambas sois maravillosas y grandiosas. Me alegro que juguéis juntas y os hagáis felices. Gracias a las dos por existir".

Me encanta que este mensaje lo podamos trasladar no sólo de personas adultas a niñas/os sino también entre adultas, entre familias. ¡Gracias por existir!

5.  Aprendizaje creativo desde la vivencia afectiva

Para mí el aprendizaje integrador y duradero es vivencial (no solo racional, como cuando se dice "hay que compartir" a un/a niña/o cuando el/la niña/o no ha experimentado esa vivencia previamente por parte de su padre/madre o persona adulta de referencia).

El otro día en casa iba caminando y me choqué con mi hija de 2 años. La dije: - perdona amor. Y la di un beso.

Me fascina cómo ella se dio cuenta días después y en otra ocasión, cuando me dió un golpe a mí sin querer y me dice "perdón, mamá".

6. Eres creativa/o para solucionarlo

El fomento de la autoestima y la autonomía va unido al fomento de la creatividad y afectividad.

¿Cuáles son los mensajes que damos a nuestras/os hijas/os cuando algo les está resultando difícil? ¿Cuánto tiempo ofrecemos para que lo solucionen por sí mismas/os? ¿Cómo acompañamos ese proceso?

Me encanta reflexionar sobre los procesos de la crianza, aprender, e investigar y generar ideas para seguir mejorando eligiendo el tipo de madre que elijo ser cada día.

El otro día nuestra hija estaba jugando con unas piezas y en un momento se le atascó algo y le resultaba muy difícil. Preveía que se podría frustrar. Antes de que su emoción pudiera ir a más, le dije "lo estás haciendo fenomenal". Esto facilitó que luego lo consiguiera ella sola.

En otro momento la frustración comenzó antes de que yo lo pudiera preveer porque estaba haciendo otras cosas. Quejándose ya, me dijo "mamá, no puedo". Ahí fue que le dije: "aprecio tu creatividad, creo que eres capaz de solucionarlo por tí misma. Hay más formas de hacer. Prueba, que encuentras!". Estuvo probando y al final encontró su solución.

Cuando algunas veces no ha podido realmente habiéndolo intentado, le suelo preguntar: ¿quieres que te ayude? - Si me dice que sí, me acerco y con tiempo, le ofrezco una ayuda progresiva para que pueda terminar de solucionarlo (generalmente cuando comienzo, ella me dice "yo, yo, yo lo hago!"). La última opción es hacerlo yo por ella.

Me he preguntado ¿cómo sería si tuviéramos esta visión todas las personas hacia todas las personas? Cómo sería si actuáramos de forma similar aportando confianza hacia las demás personas en vez de intervenir rápidamente? Cómo sería si entre familias en cualquier lugar nos acompañáramos desde una visión comunitaria?

7. Música y danza para el fomento de la creatividad y la afectividad

El ritmo y la melodía son parte de la vida. Todos los actos que hacemos tienen música. Somos música.

¿Te has fijado como a veces nos es más fácil crear cuando estamos en movimiento y hay una música interior que facilita la expresión? ¿Te has fijado a veces en las/os niñas/os que están jugando, cantando y danzando al mismo tiempo? ¿Y que cuando están en esa vivencia y les hacemos una pregunta o intervenimos desde una lenguaje que implique utilizar el córtex, el juego cambia, cesa, se transforma o genera emociones distintas?

La creatividad se fomenta con el proceso de "Flow" (o flujo) (Mihaly Csiksenmihalyi) y vivencia (Rolando Toro), es decir, cuando estamos inmersas/os en una tarea con intensidad y sentimos la sensación de que el tiempo se pasa volando.

La música y el movimiento nos acerca al presente que estamos viviendo en esa acción concreta y nos facilita de una forma vivencial y fluida la relación con el proceso de creación.

Entonces ¿Cómo facilitar la creatividad a través de la música y la danza? Una de las ideas es permitiendo que la música y el movimiento nazca de nuestro interior, de dentro a afuera y no al revés.  Por ejemplo, cantar lo que hacemos es una manera de vivir en el presente y facilitar que se creen nuevas redes neuronales mientras lo hacemos. Otra idea es escuchar músicas instrumentales y orgánicas que generen movimientos creativos y espontáneos, sin condicionamientos culturales de danza.

¿Cómo facilitar la creatividad integrada con la afectividad? Yo soy tú y tu eres yo. Cuando estoy con otra persona, tengo noticias de mí misma/o. Somos juntas/os. Es decir, nuestra identidad se desarrolla en presencia de las demás personas. ¿Cómo nos relacionamos? ¿Cómo creamos juntas/os? En Biodanza el grupo tiene un gran poder porque facilita la integración con una/o misma/o, con las demás personas y con toda la comunidad humana (la expresión con autenticidad, el placer de vivir y disfrutar, la salud, el encuentro integrador, el contacto y la conexión con la naturaleza y la vida).

 En resumen, el desarrollo de la creatividad está unida al desarrollo del amor en nuestra vida.

8. Apasionarnos por crear y compartir

La motivación y la pasión son la fuerza para una vida creativa y afectiva.

¿Cuántas veces nuestro "fuego" está a punto de encenderse pero sin llamas? ¿Cómo podemos crear nuestra "hoguera de la pasión",  "calentarnos" con ella y compartirla con las/os demás?

Una idea para comenzar es despertar la fuente del deseo. ¿Cuáles son mis deseos? ¿Cuáles son los deseos de nuestra familia y las demás personas? ¿Qué les motiva?

Una vez sepamos cuál es el deseo, podemos alimentarlo y "echar leña". ¿Qué cosas alimentan nuestro deseo? ¿Cómo podemos ayudar a que crezca? Si sabemos lo que le motiva y apasiona a nuestras/os hijas, ¿cómo podemos ayudarles a que consigan desarrollar esas pasiones? ¿Con qué recursos contamos? ¿Podemos pedir ayuda? ¿Qué tipo?

La llama está creciendo. Nuestra creatividad se está desarrollando. Está viva, fogosa y vital. Es entusiasmante observar cómo las personas se sienten alegres y con ganas de vivir haciendo lo que les gusta.

Y cuando hacemos los que nos apasiona, solemos sentir ganas de..¡compartirlo con las demás personas!

9. Compartir y celebrar

¡Celebremos la vida!

Si yo comparto mi paraíso contigo y tu compartes tu paraíso conmigo, nuestros paraísos se nutren y podemos crear juntas/os un nuevo paraíso para convivir.

¡Éste es el momento de llamar a la tribu y celebrar juntas/os alrededor del fuego de la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *